PROPUESTA DE GESTIÓN ESCOLAR CENTRADA EN LOS APRENDIZAJES


La política educativa de nuestra institución educativa, propone un diseño de organización escolar que propicie y operativice la propuesta de gestión escolar centrada en los aprendizajes; una de las tareas de la gestión consistirá en elegir oportunidades, resolver problemas, suscitar cambios y adquirir compromisos respecto a los objetivos del plantel así como conducir al grupo humano hacia el logro de sus objetivos institucionales, para el cual se sustenta en los siguientes principios



Gestión centrada en los alumnos


Está referido a que el eje principal de nuestra institución son las y los estudiantes, y por ello todas las acciones que se realicen deben girar en torno a sus necesidades.


Organización Funcional


Este principio va a permitir que todos los integrantes de la familia educativa sepan reconocer y desempeñar sus funciones respetándonos mutuamente manteniendo una comunicación horizontal; cabe resaltar que siempre se debe motivar y reconocer el trabajo de los miembros de una institución. Así mismo, se debe crear un clima que propicie las buenas relaciones humanas y oportunidades que beneficien a los agentes de la educación.

Idoneidad del Recursos Humano


Una adecuada ubicación del personal docente puede dar los siguientes resultados: cumplimiento de los objetivos, satisfacción del personal (apoyo, docente y de servicio), organización institucional. Para que una organización educativa obtenga resultado óptimo, es necesario tener en cuenta una organización y ubicación correcta del personal docente, administrativo, apoyo y de servicio de acuerdo a su especialidad, habilidades y capacidades. De ello dependerá el cumplimiento y éxito de la institución educativa.


Gestión basada en el desarrollo de talentos


Este principio implica favorecer el desarrollo profesional a los docentes mediante la asignación de nuevos retos, nuevas responsabilidades dentro de la organización institucional, pero sobre todo, tiene relación con la retención de personal altamente calificado para la conducción de la práctica educativa, ello de acuerdo con la evaluación del desempeño docente.

Comunicación Efectiva


Sí es de vital importancia porque nos habla de una coordinación constante y permanente en todas las actividades y/o tareas que se realizan en nuestro quehacer educativo. Esto conlleva al trabajo en conjunto de todos los miembros de la institución. Significa también que se debe trabajar con un tiempo prudencial evitando la improvisación. La coordinación bien definida significa tener propósitos, metas y objetivos bien determinados, es decir a lo que proponemos “llegar”.

Principio que sí debe ponerse en práctica en la institución educativa porque la transparencia y la comunicación son pilares fundamentales para el éxito de una gestión institucional. Es necesario que la comunidad educativa tenga conocimiento de todos los proyectos del quehacer educativo que la comunicación en todos sus estamentos sea horizontal para tener acceso al conocimiento, a la crítica constructiva, al diálogo permanente con la finalidad de viabilizar un lenguaje común, franco y sincero para el bienestar de la institución.

Gestión basada en la investigación y el emprendimiento


Este principio implica desarrollar las habilidades investigativas en los estudiantes en todos los niveles de la EBR, brindando espacios para la elaboración de proyectos de investigación, innovación y/o mejora a partir del procesamiento de la información, manejo estadístico, análisis bibliográfico, etc., que permitan su preparación en un mundo globalizado y competitivo. Asimismo, la implementación de proyectos de emprendimiento que empoderen a los estudiantes las herramientas para la generación de empresas de bienes o servicios, buscando el aprovechamiento óptimo de los recursos y la sostenibilidad


Mejora Continua


Sí es aplicable, porque permite verificar el cumplimiento de los objetivos trazados; además, permite la reflexión sobre las dificultades encontradas para mejorarlas; asimismo, permite un análisis constante y oportuno sobre las actividades realizadas y los productos obtenidos; siendo para ello necesario tener un sistema de evaluación eficaz en las cuales se utilicen instrumentos tanto cuantitativos como cualitativos sobre el desempeño de los agentes educativos.